lunes, 25 de noviembre de 2013

Ruido

Gritan. Todos gritan. Pretendiendo tener la razón, sin darse cuenta de que cuanto más gritan, menos se les escucha. Irradiando odio, mostrando desprecio. Lo único que consiguen es oír el eco de su propia voz.


Alzar la voz se convierte en una costumbre para aquellos que, o bien no tienen paciencia, o bien no saben meditar tranquilamente.Las palabras se convierten en ruido blanco, rebotando en los oídos ajenos, provocando más enfados, provocando más ruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario